DEVOCIONALES DE ROMANOS 1: 5-13

Link: Romanos 1:1-4

José Nuñez Diéguez

La Consecuencia del Evangelio. Romanos 1.5-7

¿En qué clase de nuevo hombre nos convertimos cuando ponemos nuestra fe en Cristo?

  1. Somos dotados (v.5). Algunos traducen “la gracia del apostolado”. Todos tenemos un don por lo menos. En 1 Cor 12.4-9, Rom 12.6-8 y Efe 4.11-12 nos dan por lo menos 20 dones ¿Cuál es tu don?
  2. Somos empoderados (v.5) El propósito de ese apostolado es para obedecer a la fe. Pablo quería traer a todas las naciones a Cristo (La fe: el cuerpo de doctrina). Eso lo puede hacer el Espíritu Santo, porque solos no podemos. Cuando Dios nos da un don, también nos da el poder.
  3. Somos llamados (v.6). Pablo llama a los “llamados” también en 28 como a aquellos que han confiado en Cristo. Le pertenecemos a Cristo, hemos sido comprados por gracia. Somos parte de la familia de Dios. No hay huérfanos en el Reino de Dios.
  4. Somos confortados (v.7). Como santos somos recipientes de la gracia y paz. En los escritos de Pablo “gracia y paz” siempre van juntos. Una razón es que Pablo como hebreo, y apóstol a los gentiles, era el puente entre judíos y gentiles. Gracia es el saludo típico de los griegos (járis), y paz es el saludo judío (shalom). La paz es un subproducto de la gracia. Es por gracia que tenemos paz con  Dios (Efe 2.8)

 

Cómo Orar Efectivamente. Romanos  1.8-13

A veces el secreto del fracaso es la falta de oración. Pablo nos da los ingredientes para orar con efectividad.

  1. La oración efectiva es agradecimiento (v.8). Agradecimiento porque la fe había recorrido el mundo. Era una fe vibrante como la de los tesalonicenses (1 Tes 1.8) y habla en términos mundiales. Los romanos eran fuertes en la fe y Pablo agradece por sus puntos fuertes. Un corazón agradecido encuentra más gozo en orar que en criticar.
  2. La oración efectiva es genuina (v.9). “Dios nos es testigo”. Pablo no oraba como los fariseos (Mt 6.5). Pablo era sincero y ponía a Dios por testigo. Si pusiéramos a Dios como testigo de nuestras oraciones, ¿Qué diría? ¿Puede testificar que te acordarás de orar por las personas a las que le prometiste hacerlo? ¿Puede ser testigo que oramos por las necesidades de otros? ¿Puede testificar que oramos regularmente? Puede hacerlo si nuestras oraciones son genuinas.
  3. La oración efectiva es constante (v.9). “A quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, de quien sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones”. Su vida de oración estaba enlazada con el servicio. La palabra “servicio” (latreuo) se refiere a la función del sacerdote en el templo y se puede traducir “adoración” (Fil 3.3, 2 Tim 1.3) De ahí que “idolatría” es adorar un ídolo. Parte del servicio de Pablo era interceder por otros (Fil 1.3, Col 1.3, 1 Tes 1.2)
  4. La oración efectiva es personal (v.9) “hago mención de vosotros” implica que los conoce por nombre. En el capítulo 16 menciona a 26 personas por nombre. Dios se ocupa de personas, no de estadísticas; nosotros también debemos hacerlo. Es bueno que haya hermanos que se puedan ocupar de cosas y administrarlas. Si nos queremos ocupar de la oración, tendremos que tener a personas en mente.
  5. La oración efectiva es específica (v.10) “tenga al fin… un próspero viaje.” Pablo pensaba ir a visitarlos a Roma. Nuestras oraciones deben ser específicas. Ana oró por un niño varón (1 Sam 1.11). Josué oró para que el sol se parara (Jos 10.12).
  6. La oración efectiva es sumisa (v.10) “por la voluntad de Dios.” Pablo quería ir a Roma dentro de la voluntad de Dios. A veces oramos queriendo algo tanto que ponemos a Dios en un segundo plano. Una mujer oraba, “Señor, quiero casarme con Tomás, conviértelo en cristiano.” La oración se hace peligrosa si Dios contesta de acuerdo a nuestra voluntad, en lugar de Su voluntad. Dios promete contestar la oración que esté de acuerdo a Su voluntad.
  7. La oración efectiva tiene un propósito (v.11) “deseo veros”. Realmente quiere decir que lo deseaba mucho. Este deseo tiene 3 razones:
    1. “Para comunicar algún don espiritual”: quería ser más que una bendición; quería edificarlos en la fe.
    2. “para ser mutualmente confortados en la fe (v.12): como esa iglesia no tenía el sello apostólico, Pablo quería visitarlos en su camino a España. Cargaría baterías en Roma.
    3. “para tener también en vosotros algún fruto” (v.13: Su deseo no era solamente España, sino la capital del mundo gentil. “Los demás gentiles” parece indicar que aunque el núcleo de la iglesia en Roma eran judíos, había gentiles. La oración no es solamente  palabras, sino que refleja los propósitos del corazón.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s